Archivo de la categoría: Comidas

Viviendo en México

Ya había vivido en otro país, así que mudarme a México no me parecía un cambio tan drástico, también hablan español, culturalmente somos similares, de tradición católica, etc. Estando todavía en Venezuela y habiendo visitado México un par de veces en 2012, todo parecía sencillo.

Pasé cinco meses dedicada al hogar, mientras regularizaba mi estatus de residencia, en febrero me decidí a buscar trabajo y ya en mayo había conseguido una oferta.

Entrar en el ambiente laboral me ha llevado a conocer a los mexicanos mas de cerca, y a familiarizarme con el lenguaje coloquial, nunca imaginé que sentada en una mesa almorzando entre mexicanos iba a entender tan poco de una conversación. Y yo que pensaba que la diferencia no iba a pasar del ¿qué onda wey? Y ¡órale! Nada mas lejos de la realidad.

Un momento ¿almorzar? -mas bien comer- pues el primer día le pregunté a una compañera de trabajo a eso de las 12m ¿a qué hora almorzamos? Me responde ¡¿Qué, ya no almorzaste?!  Pues obvio que le contesté que no. Resulta que en México (o al menos en Monterrey) desayunar es un café negro en la mañana, almorzar es lo que sigue (unos tacos mañaneros por ejemplo), y la comida es entre 1 y  3 de la tarde, entonces el primer ejercicio de lógica lingüística para esta venezolana, -si es que puede llamarse así- es aprender que por estas latitudes desayunar es almorzar y almorzar es comer.

Otro asunto es el de la cola, ya perdí la cuenta de los paisanos que me han contado sus anécdotas acerca de “pedir cola”, no es tan difícil imaginar que se entiende, dejémoslo con que en México es mejor pedir aventón y ya.  No pidan cola, puede que sea poco tiempo de conocerse para llegar a eso.

También he invertido tiempo explicando detalladamente algún utensilio de cocina o ingrediente en el mercado, describiendo frutas y verduras para poder conseguirlas. Un ejemplo son los cortes de carne, la calidad de la carne que se consigue aquí es muy buena, así que comprar un buen muchacho redondo para hacerlo en salsa es tentador, pero mejor pida cuete y no muchacho, me ha tocado aprender de donde viene cada pedazo de carne de la vaca para identificar su equivalente mexicano, muy útil por cierto un gráfico de referencia  como el que describen en el siguiente enlace  aquí.

Mi recomendación para evitar malos entendidos es hablar lo más llano posible, además es un gesto educado con  el  interlocutor y en el caso de usar palabras coloquiales explicarlas, ir aprendiendo poco a poco los términos locales y ya cuando haya algo de confianza explicar las palabras que uno usa en Venezuela,  los mexicanos son muy receptivos con los extranjeros y les gusta intercambiar. Eso es una ventaja.

¡Ah! El picante ¿Cómo no hablar de ello si estoy en el país del chile?  Jalapeño, habanero, chipotle, poblano, piquín y pare de contar, en México hay diversidad de chiles . Por favor cuando empiecen a manipular chiles tomen las siguientes precauciones, al sacarle las semillas usen una cuchara o cuchillo, no lo hagan con los dedos porque al rato van a sentir que se les queman y puede que dure hasta el día siguiente, y a pesar de usar algún cubierto no se pase las manos por la cara. Cuando vaya al supermercado y vea algo que parezca ají dulce, no lo crea, en México no hay ají dulce, es el famoso habanero, uno de los más picantes.

Los regios o regiomontanos (gentilicio de Monterrey) son de carácter introvertido, cada quien en sus asuntos como cualquier país de latitudes un poco más lejanas al ecuador, sin embargo hay una abuelita que vive al lado, la única vecina que conozco es muy buena gente, me riega la grama de vez en cuando, casi no la veo, pero cuando salgo al trabajo y la grama está mojada en las mañanas pienso que sin importar donde llegues a vivir siempre conseguirás alguien que te tienda la mano.

Anuncios

8 comentarios

Archivado bajo Comidas, Personal, Viajes

¡Arroz con leche me quiero casar!

Al parecer paso por el blog una vez al año, que no está mal, cuando la ocasión lo amerita 😉

Desde hace dos meses estoy a dieta, comiendo limpio dirían los entendidos, la gente que me conoce diran “pero tu siempre estas a dieta”…la verdad es que cuido mi alimentación, a veces más a veces menos, dependiendo del ánimo, pero también por salud, el año pasado me sonó la alarma con una leve intolerancia a la insulina.

Esta vez mi motivo es un vestido, mi vestido de novia, y quiero verme espectacular ¿Quién no quiere verse como portada de revista ese día?

Lo importante de este motivo es que he encontrado información valiosísima, gracias a la cual ya alcance mi meta en peso, ahora la meta no es estar “flaca” sino verme delgada, pero con algo de tono muscular.

¡¡Sorpresa!! para verme así debo cuidar la comida más que el ejercicio, eso ni me lo sospechaba. Pensaba que esos abdominales salian de vivir 24/7 en el gimnasio y no es así 😀

He encontrado chicas con excelente actitud que comparten su conocimiento y recetas que hacen la vida dulce y saludable.

Primero me topé con @SaschaFitness, excelentes consejos, pero que como cualquier persona salió de vacaciones y me ví en el limbo, también a pesar de su buen ánimo es difícil que conteste por su número de seguidores en twitter.

Quedando sola en la lucha seguí buscando y sorpresa, encontré muchas cuentas en twitter que hablan de nutrición, pero en especial encontré @alice_fit, quién es simpatiquísima, siempre responde y motiva. Practica lo que predica y los resultados están a la vista. Lo pueden ver en su blog.

En esta onda de buena alimentación me encanta probar recetas de cocina. Inspirada en esta de arroz con leche del @DrNiUnDietaMas  hice mi propia versión cero carb y full protes 😀

Arroz con leche de imitación

Ingredientes (2 raciones):

200grs de coliflor (un coliflor pequeño)
2 medidas (scoop) de whey protein sabor a vainilla
3 sobres de splenda
2 cucharaditas de gelatina sin sabor, es un toque para que tenga consistencia
Canela (en rama y en polvo)
Rayadura de cascara de limón
1 cucharadita esencia de vainilla
3 guayabitas dulces

Preparación:

Rayar el coliflor muy bien.

Coliflor rayado

Colocar en un recipiente y echar una taza de agua y los aliños (excepto la canela en polvo), y la splenda. Revolver.

Cocinar por 15 min en el microondas (también se puede usar una olla, pero seguramente toma mas tiempo) hasta que el coliflor esté bien cocido.

Una vez lista la cocción, colar el coliflor y el agua que queda colocarla en la licuadora. Para que la porción quede perfecta yo echo la mitad del agua, luego prendo la licuadora y agrego una medida de proteína y la cucharadita de gelatina.

Colocar la mitad de coliflor en el envase y luego verter el líquido que hemos licuado.

Revolver, espolvorear con canela y a la nevera. Repetir el proceso para la otra porción.

¡Listo! 2 meriendas ricas para cualquier hora 😀

Y si te sobró coliflor te recomiendo pruebes esta receta de pizza.

2 comentarios

Archivado bajo Comidas, Personal

Gastronomía: Sushi!

El Sushi nace del ingenio campesino en Asia para la preservación del pescado, lo cual lograron envolviendo el pescado en arroz, el cual al fermentarse producía ácido láctico actuando como preservante natural del pescado.

700 años d.C el Nare-zushi es consumido en las mesas japonesas, lo cual se puede describir como pescado salado combinado en capas con arroz cocido, en un contenedor de madera sellado por una piedra y debajo del agua de manera que se fermentara correctamente y evitando el contacto con el aire, se comia sólo el pescado.

Fue en el siglo XVII cuando un doctor empleado del shogun lestuna le agregó vinagre al arroz y voilá!, el origen del sushi que degustamos hoy en día.

Tuvo tal éxito que se conseguía en puestos callejeros, donde los comenzales lo disfrutaban de pié o lo llevaban a casa, hasta que durante la II Guerra Mundial el gobierno japonés prohibió los puestos callejeros y se comía en espacios cerrados que contaba con una barra.
A partir del año 2000 se popularizó mundialmente, el Sushi Bar tiene como principal característica una larga barra con una vitrina donde el clientes pueda observar losyummi sushi ingredientes, así como al Itamae-san preparar el sushi.

Cada rincón del mundo le añade un ingrediente exótico, como el plátano en nuestro caso, lo probé y es excelente, el aguacate también es un toque espectacular.

El Itamae-san ó chef experto, se forma por un mínimo de 10 años, y debe probar sus habilidades para ser contratado, pero dada la demanda actual, éste tiempo se acorta y puede salir al campo de trabajo en menos tiempo.

Lejos de ser una Itamae-san, pero llevada por la curiosidad he logrado preparar sushi, y quiero compartir mis fuentes de sabiduría para todo aquel que disfruta de este plato, y le gustaría embarcarse en la aventura de su preparación.

Lo más importante es saber preparar un buen arroz, mi  receta de  arroz:preparacion-del-arroz-para-sushi.pdf  que mejora con la práctica 😉

Para comenzar puedes probar con el California Roll que es el más sencillo.

Luego la manera de armar el roll, que está muy bien explicado en éste enlace.

Buen Provecho.

4 comentarios

Archivado bajo Comidas